A continuación os traemos un artículo en el cual damos nuestra opinión sobre los métodos que existen para valorar una empresa que aparece en la revista Emprendedores:

Para cualquier empresario, su empresa es una de las partes más importante de su patrimonio, siendo de vital importancia conocer su valor. Existen diversos métodos para ello, que se basan en distintos aspectos de la información financiera. 

El valor de una empresa es una aproximación de lo que el vendedor esperaría recibir o un comprador esperaría pagar a cambio de ese activo, y estará determinado por expectativas y factores subjetivos y objetivos. Por su parte, el precio será lo que finalmente comprador y vendedor acuerden pagar o recibir si se decidiesen a llevar a cabo la operación.

2

MÉTODOS DE VALORACIÓN

La valoración de una empresa, cuando no exista un precio de mercado de referencia que sea lo suficientemente transparente fijado en un mercado organizado, obliga a utilizar uno o varios métodos que nos aproxime al valor real de la empresa, si bien el precio final de la transacción estará sujeto a un proceso de negociación entre la parte compradora y la vendedora en el que se considerarán múltiples elementos y factores. 

Con carácter general, una empresa ofrece un valor diferente para el propio vendedor y los potenciales adquirentes. El valor no debe confundirse con el precio, que es la magnitud cuantitativa por la que ambas partes acuerdan materializar la transacción. Existen diversos métodos de valoración de empresas y, en las últimas décadas, los expertos han desarrollado numerosas variantes a medida que han desarrollado la ciencia económica y las finanzas empresariales.

Los principales métodos de valoración pueden clasificarse según la diversa metodología que utilizan. Así, cabe destacar los siguientes: 

  1. Métodos basados en el balance de la empresa: valor contable, valor de liquidación, valor sustancial, activo neto real. 
  2. Criterios basados en la cuenta de resultados: consisten usualmente en aplicar determinados múltiplos a parámetros que miden el resultado: PER (también conocido como P/E ratio, Price-to-Earnings Ratio o ratio Precio-Beneficio), Ventas, Ebitda (de la siglas en inglés Earnings Before Interest, Taxes, Depreciation, and Amortization, es decir “las ganancias antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización”), etc.
  3. Descuento de flujos: es el más utilizado, ya que estima el valor de la empresa en función de la capacidad de generación futura de beneficios.
  4. Métodos basados en opciones. 
  5. Métodos mixtos: basados en el fondo de comercio o goodwill.

En los últimos años se han desarrollado muchos métodos de valoración de empresas, basados en el balance, la cuenta de resultados, etc.

tyler-franta-iusJ25iYu1c-unsplash

MIQUEL VALLS:

Aunque alguien no tenga intención de vender su empresa, siempre es interesante saber qué valor aproximado tendría en tal escenario. Este es un valor que no viene reflejado solamente por su valor contable, sino que tiene en cuenta otros parámetros. Uno de ellos puede ser, por ejemplo, el Fondo de Comercio que, habitualmente, no suele figurar inventariado en el activo del balance de la empresa. Hay diferentes métodos de valoración: basados en la valoración de los activos de la compañía, en ratios comparativos de mercado (sobre todo para empresas que cotizan en Bolsa), en capitalización de rentas (múltiplo a partir de beneficios generados) o, como ya he comentado, a partir del Fondo de Comercio (goodwill). Dependerá de si la empresa es una patrimonial, de servicios, industrial, etc., para ver cuál de ellos encaja mejor para determinar su valoración. En cada caso será aconsejable utilizar uno u otro método. Conclusión: No existe un método único y será el promedio de varios de ellos el que nos dará el valor más preciso