La financiación para pymes es un tema a explorar cuando pensamos en las posibles vías de subvención para nuestra empresa. Lo primero que se nos viene a la cabeza es llamar a la puerta de las entidades financieras para solicitar un préstamo o una línea de crédito. Pero existe otra manera de obtener fondos para financiar el crecimiento de tu empresa y es hacerlo a través de los recursos propios.

Financiación-para-pymes

Financiarse con recursos propios externos

Los recursos propios de carácter externo son, básicamente, el capital social y las subvenciones públicas. El capital social consiste en las aportaciones que hayan realizado los socios de la sociedad a cambio de los títulos de propiedad. Podemos realizar ampliaciones de capital para dar entrada a nuevos socios e inversores y financiar de este modo los planes de crecimiento de la empresa sin tener que acudir a la financiación bancaria.

Por otro lado, las diferentes administraciones públicas (desde el ámbito europeo hasta el nacional, regional o municipal) conceden subvenciones para estimular sectores o buenas prácticas que tengan un carácter estratégico para la economía y el entorno empresarial. Conviene estar informado acerca de estas ayudas a empresas para poder solicitarlas y tener opciones de conseguir las subvenciones.

Financiación para pymes con recursos propios internos

Otra manera de conseguir financiación es a través del crecimiento orgánico, es decir, mediante los fondos que la empresa vaya generando fruto de su aumento de producción y mayor volumen de ventas. Esto incluye, por un lado, las reservas, y por otro, las amortizaciones y las provisiones.

En el balance, las reservas son la parte del beneficio que la empresa no distribuye a los accionistas. La empresa puede tener decidida de antemano una estrategia sobre las reservas, o bien puede decidir su política con los accionistas según los acontecimientos. Estas reservas son las que van a permitir a la empresa acometer nuevas inversiones sin tener que recurrir a financiación bancaria.

Por otro lado, podemos conseguir recursos para la financiación mediante el fondo de amortización. Se trata de un instrumento creado para compensar la depreciación que sufren algunos elementos patrimoniales. Este fondo crece cada ejercicio por un importe igual al valor de la depreciación correspondiente. De esta manera al final de la vida económica del bien amortizable la empresa podrá cambiar ese bien con el dinero acumulado en el fondo de amortización.

Las provisiones son fondos que crean las empresas con una parte del resultado del ejercicio para hacer frente a pérdidas que eventualmente se puedan producir.

Financiación para pymes

Miquel Valls

Miquel Valls

Director- Gerente de Miquel Valls Economistes