Al iniciar una actividad económica o empresarial lo habitual es que te plantees crear una empresa que te permita contratar personal, negociar con las entidades financieras, relacionarte con los accionistas, cumplir con todos los trámites formales, etc… Crear una empresa en España tiene una serie de particularidades que seguramente no son iguales que en otros países, por lo que es conveniente que acudas a un servicio de asesoría financiera para que te puedan orientar profesionalmente.

Antes de empezar a trabajar tienes que constituir la empresa. Para ello, debes plantearte qué forma jurídica te interesa más tener. En España existen diversos tipos de empresa, atendiendo al capital social y la responsabilidad que asumes, entre otros aspectos. Por un lado existe la posibilidad de que crees una empresa dándote de alta como trabajador autónomo, en el caso de que seas un trabajador por cuenta propia e independientemente de que vayas a contratar a más trabajadores o no.

 

crear una empresa en España

 

También puedes crear una sociedad limitada, en la que el capital social -de 3.000 euros en adelante- está dividido en paquetes en forma de participaciones que toman cada uno de los socios. La responsabilidad es limitada, ya que los socios no responden personalmente de las deudas sociales. También hay sociedades limitadas de formación sucesiva y de tipo laboral.

 

Alternativas a crear una sociedad limitada

Otra manera de organizarte antes de crear una empresa en España es formar una cooperativa, una comunidad de bienes o empezar a trabajar como emprendedor de responsabilidad limitada. También existe la posibilidad de operar como sociedad anónima.

En general, las personas que empiezan y crean su primera empresa o negocio suelen iniciarse como autónomos. La razón es muy sencilla. Los costes de iniciar una actividad económica, de mantenerla y de cumplir las obligaciones burocráticas son bastante menores si te inscribes en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos.

No obstante, a la larga, es mejor inscribirse como Sociedad Limitada porque de esta manera podrás obtener desgravaciones fiscales. Ante cualquier duda, recurre a profesionales de asesoría financiera para que te orienten en cualquier tema relacionado con este ámbito. En España, las personas que crean una empresa lo que suelen hacer es empezar como empresarios individuales (normalmente autónomos) y luego, si el negocio va bien, tienen tiempo de convertirse en una sociedad del tipo que más convenga.

Según el informe Doing Business del Banco Mundial, en España se necesitan -de media- unos seis días para crear una empresa. En los últimos años España ha mejorado muchos puestos gracias a los esfuerzos que se han hecho desde la Administración y desde las organizaciones empresariales para poder agilizar los pasos.

 

Darte de alta de autónomo primero y crear la sociedad limitada más adelante

Para poder darte de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos es suficiente con que vayas a tu oficina de la Agencia Tributaria y a la oficina de la Seguridad Social. En un par de visitas, si has reunido previamente todos los documentos que se precisan, ya podrás ponerte a trabajar.

En cambio, para formar una Sociedad Limitada, los trámites son un poco más largos y costosos. Lo habitual es ir personalmente a la delegación de Hacienda, de ahí a la notaría, de ahí al Registro Mercantil y finalmente a la Seguridad Social. Si todo va bien, en cuatro días de dedicación exclusiva podrías haber creado tu empresa. Es necesario ir al Registro Mercantil para registrar el nombre de tu empresa.

En la notaría hay que firmar la escritura pública de la constitución de la empresa, llevar los estatutos, la identidad de los socios y diversos certificados, entre ellos el de aportación de capital de cada socio. Además hay que liquidar el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados y solicitar el CIF provisional en la administración tributaria. También hay que darse de alta en el Impuesto de Actividades Económicas e inscribirse en el Registro Mercantil. Como ves, son muchos trámites para que los hagas tú solo y no se te quiten las ganas de crear una empresa en España. Tu asesoría financiera puede ayudarte a hacer todos estos trámites.

Otra opción es dirigirse a un Punto de Atención al Emprendedor. Se trata de un tipo de oficina que algunas administraciones han creado para facilitar y agilizar la creación de empresas en España. En este tipo de oficinas te asesoran y te orientan y te permiten que puedas hacer algunos trámites allí mismo, en lugar de en las oficinas de Agencia Tributaria o en la Seguridad Social, pero finalmente deberás realizar por cuenta propia algunos de los trámites como los correspondientes al notario y otros más.

 

asesoria financiera

Miquel Valls

Miquel Valls

Director- Gerente de Miquel Valls Economistes