Os traemos un artículo, en el cual damos nuestra experta opinión sobre los cambios legales a la hora de planificar el ejercicio:

Nos hemos acostumbrado a planificar y presupuestar con antelación el ejercicio venidero, pero no es tan frecuente incluir en esas previsiones algo tan fundamental como los posibles cambios legales que entrarán en vigor.

Al inicio del año, todos los empresarios y directivos con responsabilidades en la gestión de sus empresas o negocios deberían tener definida la hoja de ruta y las metas a alcanzar a lo largo del año. Es decir, qué cifra de ventas queremos alcanzar, como lo vamos a conseguir, qué inversiones realizaremos, qué objetivos e incentivos debemos fijar con nuestro personal, qué alianzas visionamos deberíamos conseguir, etc.

primera

EL IMPACTO LEGAL

Normalmente, todas estas cuestiones se plasman en unos presupuestos de ingresos y gastos, en unas previsiones de tesorería, en un plan comercial y/o de marketing, en unos planes de formación, etc.

Pues bien, en muchas ocasiones, una cuestión que a veces se deja de lado es no planificar el impacto fiscal, laboral y jurídico que las novedades legales aprobadas al inicio del año o a final del año van a tener en mi empresa o negocio durante el ejercicio que comienza.

Un buen ejemplo de esto lo supone la Ley de Presupuestos Generales del Estado, cuya publicación se produce generalmente a finales de año y suele incluir leyes de acompañamiento que modifican importantes aspectos, tanto fiscales como laborales o mercantiles, que entran en vigor al inicio del año.

El no prever y planificar el impacto jurídico puede tener consecuencias muy negativas para su empresa o negocio.

segunda

AHORRO Y SEGURIDAD

Una buena planificación jurídica en la empresa al final siempre resultará rentable, pues aporta ahorros, seguridad y mucha tranquilidad en la toma de decisiones. Apoyarse en unos expertos y profesionales asesores, que nos informen y pongan en alerta de cómo pueden incidir en la actividad de nuestro negocio las novedades legales que entrarán en vigor durante el ejercicio, es fundamental.

Nuestra opinión:

La planificación del ejercicio 2018 debimos estudiarla dentro del último trimestre del pasado año. Lo hacemos en base a parámetros legales actualmente en vigor. A finales de año conocemos los cambios introducidos en la Ley de Presupuestos. Será entonces cuando adaptemos la planificación trabajada a los términos incluidos en dicha normativa. También debemos tener en cuenta buscar opciones de negocio que puedan optimizar nuestra empresa, nuevos canales de distribución y venta de nuestros productos y servicios y adaptación a nuevas tecnologías. Este trabajo debe desarrollarse a partir de la iniciativa del propio empresario, el debate con el equipo directivo y el asesoramiento de los especialistas. Si no trabajamos esta planificación, estaremos poniendo en riesgo a nuestra empresa. Nuestra competencia lo habrá hecho.

Si te interesa ver otros de nuestro artículos, o bien casos resueltos en diferentes ámbitos (fiscal, laboral, mercantil, civil, contable, etc). Míralos en nuestra página web: http://www.miquelvalls.com/recursos/

Reserva una sesión con nosotros aquí y hablaremos cuándo y cómo conseguir tus objetivos: https://landbot.io/u/H-386632-UL5AK088LNV0OG9A/index.html