Las startups son pequeñas empresas, la mayoría de las cuales han surgido alrededor de internet, que se caracterizan por su innovación, por la ambición y por el uso de la tecnología. Detrás de muchas de ellas hay jóvenes universitarios que han preferido ser protagonistas de su propia aventura empresarial en vez de trabajar para otra empresa.

Hoy en día, el principal escollo para emprender es la falta de financiación. Es verdad que estas startups se caracterizan por el talento de sus emprendedores, por la capacidad de sacrificio y la visión de negocio. Pero esto no es suficiente para triunfar. Desde una asesoría financiera orientan e informan sobre lo necesario para convertir las ideas en negocio: en este tipo de situaciones, cuando la empresa está apenas dando sus primeros pasos y cuando no se puede acreditar experiencia en gestión empresarial, es común la falta de recursos económicos y estos cuestan de encontrar.

Los jóvenes emprendedores necesitan que alguien confíe en ellos. Además, el contexto económico de los últimos años no les ha favorecido. Si bien los gobiernos y las instituciones animan a los jóvenes a que monten sus empresas, lo cierto es que cuando acuden a las entidades financieras se encuentran con restricciones y condiciones muy difíciles de cumplir.

asesoria_financiera

Un decálogo para los jóvenes emprendedores

La financiación de una startup sigue siendo un reto para muchos emprendedores. La Fundación José Manuel Entrecanales ha redactado un decálogo en el que se recogen una serie de consejos orientados a que los emprendedores sepan cómo seducir a los inversores.

1. Lo más importante para convencer a los potenciales inversores, y lo primero que van a pedir cuando se tenga una entrevista con ellos es el plan de negocio. Este documento es fundamental, ya que en él se debe incluir toda la información acerca de los datos del mercado, las previsiones de crecimiento, la previsión de ingresos, de gastos, etc… Cuanta más información y datos se incluyan, más conocimiento se demostrará acerca del sector y de las posibilidades de hacer negocio en él.

2. Por otra parte, es conveniente que tengamos un conocimiento sobre el perfil de los inversores, el tipo de operaciones que habitualmente están financiando y en qué medida nuestra startup encaja en su portafolio. Algunos inversores tratan de que sus inversiones tengan una coherencia. Sin embargo, otros prefieren diversificar y no quieren que ninguna inversión tenga que ver con las demás. Por otra parte, es buena idea acudir a concursos y reuniones de emprendedores en las que los inversores y bancos suelen participar.

3. El tercer aspecto importante es el capital humano. Las ideas son muy importantes, pero más importantes todavía son las personas que ejecutan esas ideas y las transforman en negocios. Los equipos son fundamentales para lograr éxito. Por eso los inversores quieren conocer a los equipos que liderarán los proyectos empresariales.

4. Otro aspecto fundamental es que la startup ofrezca un proyecto innovador. Los inversores no están conformes con invertir en una empresa más que hace lo mismo que las demás. Apuestan por ideas que son innovadoras, que ofrecen modelos disruptivos, que están dispuestas a cambiar las reglas del juego en determinados mercados. Eso llama la atención de los inversores, que ven posibilidades de hacer negocio a largo plazo.

Las startups tienen que orientar su negocio al mercado internacional

5. El quinto consejo se centra en la estrategia de comunicación y marketing. Los inversores saben que hay que saber comunicar las ventajas competitivas para saber venderlas. En este sentido, valoran las habilidades sociales de los emprendedores y su capacidad de “hacer ruido” en las redes sociales.

asesoría financiera

6. El sexto punto es que la startup sea capaz de crear un modelo de negocio que sea escalable, es decir, que pueda incrementar sus ventas de manera exponencial sin necesidad de captar recursos o ampliar plantilla constantemente. En la medida en que gran parte de los procesos estén automatizados o informatizados, el objetivo será más fácilmente alcanzable.

7. El séptimo punto es definir cuál va a ser el segmento de negocio en el que va a operar la empresa.

8. El octavo consejo es que la startup ha de dirigir su negocio hacia la omnicanalidad. Eso significa que una empresa de nueva creación tiene que estar obligatoriamente en internet, pero eso no significa que tenga que hacer todos los negocios en internet. La empresa que sepa conjugar por un lado, los negocios en el mundo físico y, por otro lado, los negocios en el ámbito online será capaz de obtener una gran ventaja competitiva.

9. El noveno punto es la globalización. Las startups tienen que nacer con vocación internacional. El mercado ya no es local. Las empresas de nueva creación sólo tienen sentido si están enfocadas a vender servicios o prestar servicios en todo el mundo. Además, las empresas han de ser multilenguaje, para poder captar clientes de todos los países.

10. El décimo consejo es la viabilidad y la rentabilidad. Las startups tienen que estar bien gestionadas, y tienen que conseguir entrar en rentabilidad muy pronto, evitando apalancarse en exceso.

Si eres una startup o estás pensando en crear una, MiquelValls, despacho de asesoría financiera, te puede ayudar.

Miquel Valls

Miquel Valls

Director- Gerente de Miquel Valls Economistes