Como empresarios o emprendedores, en alguna ocasión en nuestra trayectoria profesional nos habremos planteado la necesidad de recurrir al crédito para poder iniciar un negocio, o bien para acelerar el crecimiento empresarial de un proyecto que ya existe. Si no sabemos cómo preparar una solicitud de crédito podemos pedir ayuda a expertos en asesoría financiera, los cuales nos orientarán a la hora de reunir todos aquellos documentos que tenemos que entregar a la entidad financiera para que ésta, finalmente, pueda analizar el contenido de los mismos y decidir si nos va a conceder el crédito que hemos solicitado.

En función del tipo de negocio que queramos financiar, es posible que la entidad financiera nos pida un tipo de documentos o bien otros. Pero en general suelen pedir siempre los mismos. Por un lado, existen requerimientos de documentación que son objetivos, y luego hay otros que son subjetivos. Desde nuestro equipo de asesoría financiera vamos a hablarte de cada uno de estos requerimientos.

solicitud de crédito

 

Pide ayuda profesional: recurre a la asesoría financiera

Dentro del apartado de los requerimientos objetivos se engloban aquellos papeles y documentos que están orientados a explicar para qué vamos a pedir la financiación. Aquí podemos presentar un informe en el que expliquemos para qué vamos a emplear el capital que estamos solicitando (compra de maquinaria, ampliación de la capacidad de producción, etc…).

También tenemos que explicar qué pretendemos conseguir con esa financiación y en qué medida ese crédito va a impactar de manera positiva en la facturación o en la cuenta de resultados de la empresa. En el caso de que el destino del crédito sea la financiación de un inmueble como una nave, un piso o una oficina, hay que aportar los documentos que tengamos sobre la situación de este inmueble, la catalogación, el uso que se le va a dar, etc…

Si vamos a emplear este capital para financiar el circulante, entonces debemos presentar facturas, contratos, etc… que muestren cuál es nuestra situación económica y financiera en ese momento y demuestren que tenemos capacidad de responder. En todo caso, si tenemos dudas acerca de si la entidad financiera nos va conceder el crédito, siempre podemos aportar garantías adicionales en forma de avales, hipotecas de otros bienes o, entre otros, activos a pignorar…

 

Requerimientos de información subjetivos y objetivos

Por otro lado están los requerimientos subjetivos. La entidad bancaria agradecerá que le entreguemos los balances de la empresa de los últimos ejercicios para poder valorar, de esta manera, cuál ha sido la evolución del negocio en los últimos años. Tendremos que presentar el balance y la cuenta de resultados de los últimos dos o tres años, así como el Impuesto de Sociedades.

De esta manera el banco podrá comprobar mediante el análisis de esta documentación cuál es el balance y qué beneficio genera. Con ello se hará una idea sobre nuestra solvencia y capacidad de pago. En el caso de que presentáramos la solicitud de crédito bien entrado el ejercicio fiscal, como las cuentas anuales no reflejan el momento actual de la empresa, se pueden presentar las cuentas de los últimos trimestres con el resumen de la declaración del IVA. También es posible que la entidad financiera nos pida una declaración de bienes y deudas y un justificante de ingresos.

Esta es fundamentalmente la información que nos van a pedir. Pero puede que el personal de la entidad bancaria que se encarga de estudiar y aprobar las operaciones y conceder el crédito crea que es necesario que aportemos incluso más información para estar completamente seguro de que todo va a ir bien.

Eventualmente, la entidad bancaria con la que trabajamos puede ser que nos solicite algunos justificantes de pagos que hayamos realizado en los últimos ejercicios, como puede ser por ejemplo el pago de los seguros sociales, el pago de los impuestos fraccionados, los resguardos de las retenciones… Estos justificantes se piden porque el banco quiere estar seguro de que estamos al corriente de pago con la administración en el pago de los tributos, los impuestos y las tasas.

 

Toda la información es bienvenida

Puede ser que el banco también nos solicite que aclaremos, por escrito, cuál es nuestro nivel de endeudamiento, y cómo éste aparece reflejado en el balance o bien en la declaración de bienes citada en la que se especifiquen las clases de operaciones, los importes, las entidades bancarias con las que hemos trabajado, cuáles son los vencimientos mensuales, los plazos de pago…

Conviene que contrastemos con la Central de Información de Riesgos del Banco de España (CIRBE) cuál es la situación de la empresa, antes de que el propio banco contraste la información y vea que hay datos contradictorios. El CIRBE es una base de datos pública, pero de carácter confidencial, en la que se recogen los riesgos que las entidades de crédito tienen con sus clientes. Cualquier empresa o ciudadano tiene acceso a esta base de datos en donde constan, por ejemplo, los saldos vivos de préstamos o todos los préstamos que tenga a su nombre un ciudadano o empresa. En esta base de datos constan, prácticamente, todos los préstamos, créditos, avales y riesgos en general que las entidades financieras tienen con sus clientes.

Los bancos agradecen que aportemos información que muestren que somos profesionales serios y que cumplimos con los compromisos. En el caso de que hubiéramos tenido más préstamos con esta entidad o con otras, puede ser interesante que hagamos una referencia en un documento para reflejar así un historial crediticio correcto. Un factor que nos puede restar puntos es estar o haber estado anteriormente en un fichero de morosos. En ese caso hay que justificar que estuvimos en esa lista debido a un error o una discrepancia, y dejar claro que ahora estamos al corriente de todos los pagos.

asesoría financiera

Miquel Valls

Miquel Valls

Director- Gerente de Miquel Valls Economistes